Inspiration & Expert Advice on What Matters Most

Please Help: Nicaraguan Maternal Health Project

In Family, Giving Back=Paying It Forward, Health, News, travel on November 6, 2017 at 10:31

Nica pregnant women

By Rosita Hassan

As many of you know, Nicaragua is a country very near and dear to my heart and women’s and maternal health is an issue that I have grown up with (thanks to my incredible midwife mother). While living in Nicaragua, I had the fortune to meet many courageous and resilient women of great strength and tenacity, who endured countless challenges in order to better their lives and the lives of their families.

Now back in the States, I became involved with a group of dedicated students and faculty from the University of Pittsburgh that have teamed up with Global Links and Rise Against Hunger to send support to pregnant women and new mothers in rural Nicaragua. You can donate here.

Pregnant women in rural Nicaragua face enormous challenges, and their resilience and endurance is a testament to the strength of women everywhere.

We are short of reaching our goal by $2,195. We need to hit this target by November 15th to provide essential nutritious packaged food to mothers in rural Nicaragua. 
We are kindly asking for YOUR support. ANY contribution helps!

Also, if you are a PITT STUDENT and want to contribute by volunteering your time, please let me know in the comments below.

Thanks in advance,

Rosita Hassan

Note by Laura Sgroi: “Everything I want for me I want for others”. As a pregnant woman, everything I wanted was good food and excellent healthcare (compliments and massages came next!). Everybody deserves the same. I feel for these women, thanks for helping them.

____________________________________________________________________________________________

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Advertisements

An Epic Day in The Life of A Thirtysomething

In Family, Health, Lifestyle, travel on October 18, 2017 at 21:52

Got up at 4 a.m.

Stood in line at the Managua airport for an hour.

Ran barefoot to my gate while my bag was about to be removed.

Arrived in Miami, FL.

Took a Super Shuttle to Diagnostic Center For Women.

Had my first breast ultrasound and mammogram ever.

(Everything looks “fine”, they can feel the bump, can’t see it on tests, so they say it could be an internal pimple or an inflamed cartilage tissue) 

Walked with my suitcase to a Winn-Dixie on the corner for a banana and a ricotta & spinach pastelito.

Rode the Metrobus to the South Miami Metrorail station.

Rode the Metrorail to Downtown Miami.

Walked three blocks to my sister’s apartment.

Took my car and drove almost an hour to the City of Doral, FL.

Took a Boss Chick Dance Workout class.

From there went to Publix.

Made it “home”.

One more run: Don Glotón Food Truck to satisfy my sister’s Venezuelan food cravings.

Now in bed.

How was your day?

As you can see, mine was EPIC.

Good night,

Laura

____________________________________________________________________________________________

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

 

Ayer 30, Hoy 40

In Career, Contributors, En Español, Entrepreneurs, Family, Lifestyle, Relationships on October 4, 2017 at 08:18

Amy40

Por Isis Santana

De nuevo es 3 de octubre, esta vez, de 2017, día especial para mí por diferentes y muy importantes motivos: Hoy celebro el día de mi profesión, la odontología, a la que he dedicado formalmente 17 años de mi vida, de manera ininterrumpida, con muchos altibajos y sacrificios, pero ejercida con mucha pasión y mucha alegría de recibir la recompensa de un esfuerzo continuo.

Un 3 de octubre me convertí en mamá por primera vez…cuando ya tenía mi plan de vida perfecta y mentalmente organizado, proyectado a los siguientes 7 u 8 años de vida, Dios me informó que tenía una mejor idea para mí y me demostró su amor infinito regalándome uno de sus mejores ángeles como hijo. Hoy, mi primer hijo, quien estrena sentimientos que aún desconozco, cumple 16 años y recordar sus primeros años me llena el alma de una sensibilidad que no sé describir.

Hoy, 3 de octubre de 2017, es mi último día dentro de la agitada y edificante década de los “30”, una década que inició con enormes expectativas y afanes aún más grandes.

Varias cosas se conjugaron para que esta etapa que hoy termina fuera tan especial: La responsabilidad de criar nuestros dos niños de manera digna, la energía natural que emana cuando las mujeres sentimos la necesidad de ser entes productivos e independientes (pecando muchas veces de robar el tiempo de los hijos para trabajar, tanto, hasta enfermar inclusive), una energía que la da los años y que te permiten ser atrevida ante tomas de decisiones que te plantean en la cara: “o lo haces o te estancas”, o te ponen a calcular: “¿Qué es lo que puedo perder?, ¿Si no sale bien, qué hago?…al final, calculaba mis riegos y lo único que podía perder era algo de dinero o que por falta de tiempo no pudiera cumplir con tal o cual cosa…y esas dos variables siempre tienen solución…entonces, simplemente me lanzaba. Para ser honesta extraño ese motor que me empujaba a hacer más, pero nos toca avanzar.

Han sido 10 años de aprendizaje y autoconocimiento. Pensaba que al llegar a mis “40” me iba a mantener como la misma persona. Me resultaba muy gracioso que muchas mujeres a esta edad se llenaban la boca de decir que eran “otra persona”, que ya no les preocupaba tanto lo que creyeran o dijeran de ella, que habían aprendido a decir “NO”, que aceptaban su cuerpo, que ahora quieren “hacer lo que les gusta”, que son “más claras y directas”, etc. Me parecía un discurso de crisis de mediana edad…y aquí estoy repitiéndolo orgullosa.

Estos años me hicieron entender que las expectativas son realmente dañinas, que sólo traen decepción y lejanía. En un matrimonio, cuando esperas que el otro haga, diga o reaccione de una forma en particular (según lo que tú consideras que “debe ser”) y no sucede de esa forma, entonces viene una ola de reclamos necios que sencillamente van interponiendo un brazo de distancia entre los dos. Entendí que somos diferentes y hago un gran esfuerzo por dejarlo ser. Entendí que tampoco quiero sobre mi espalda el peso de altas expectativas sobre mí. Quiero sentir la libertad de ser quien realmente soy, no la que piensas que soy, ni la que quieres que yo sea…yo, soy yo…no más, no menos.

Aprendí que estamos en constante crecimiento y transformación, no solo por los años, sino también porque creces con tus hijos y sus cambios.

Aprendí que los cambios son constantes y muchas veces ocurren de manera inesperada, y que nos toca estar dispuestas a adaptarnos a lo que la vida nos presente. Hoy quisiera dedicar mi tiempo a otro arte, la fotografía y ya no tanto a la odontología. Llevo AÑOS tratando de identificar qué es eso nuevo a lo que me quiero dedicar y por considerar las opiniones de otros antes que las mías, no había hecho el cambio definitivamente. He probado a educarme en varias de mis pasiones, este es el momento de  la fotografía y el que más ha llenado el espacio que buscaba ser satisfecho. Cuando miro atrás, al último año y medio, siento en el corazón que el universo ha conspirado para que me dedique a ella y lo disfrute ahora que puedo ir soltando el acelerador.

Sin dudas mis grandes aciertos van enfocados a la maternidad, aunque con el tiempo he llegado a identificar errores que he cometido en la crianza de mis hijos, definitivamente no pesan nada cuando comparas eso con el tipo de persona, estudiantes, hijos, amigos, que han resultado ser.

Dentro de mí los cambios son muy marcados. Ya no me siento en la capacidad de hacer o decir cosas porque otro así lo espera. No me siento cómoda cuando me sobrevaloran porque eso significa que debo mantener un nivel ante tus ojos y expectativas. Prefiero que quien me vaya a querer me quiera tal cual soy. Me siento mucho más cómoda siendo más directa y andando con menos rodeo con la gente, aunque sigo manteniendo la idea de que para ser directo no hay que irrespetar, levantar la voz o atropellar al otro.

Deseo, al inicio de esta nueva década, que simplemente pueda enamorarme de la nueva YO. Que siga educando mis sentidos para apreciar los pequeños detalles y regalos de la vida. Que pueda nivelar de manera justa para mi bebé de 2 años, las exigencias impuestas a sus hermanos y disfrutar las diferentes etapas de cada uno en su máxima expresión. Deseo verdaderamente emprender en el mundo de mi pasión, la fotografía y hacerlo con el entusiasmo que le tengo en este momento por muchos, muchos años.

Agradezco a los “30” el haber experimentado dentro de esa sola década la transformación de una mente agitada, complaciente, exigente a una más calmada, más detallista, más libre de prejuicios y limitaciones, más prudente, más agradecida, que busca hacer las paces consigo misma y sobre todo que se muestra tal cual es.

Feliz por lo aprendido, lo vivido, lo llorado, lo reído, por los logros, por lo que no se logró, por mi hijos, por mi esposo, mi matrimonio que ha superado incalculables pruebas, por los cambios ocurridos y por los que vendrán.

Mañana, Día 4, abro mi corazón a que renazca de nuevo y y se disponga a vivir en alegría todo lo que le traiga el tren de la vida!

Con cariño,

Isis!!!

 

Crédito Foto Isis: Otto Winter

____________________________________________________________________________________________

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

%d bloggers like this: